Cuento del León Y el Conejo

Descargas: 

EL CUENTO DEL LEÓN Y EL CONEJO

   Quiero  contarles   un cuento  acerca  de  un  conejo  y  un león.  Había  un señor que  sembraba  sandias;  también  había un león,  y el  león  iba  muy seguido  a escondidas  a comerse las  sandias  del  señor.  El  conejo  había estado viendo  lo  que hacia el  león,  y el  también  fue  a comerse  las sandias varias veces,  solo  que  le  echo  la  culpa  al  león.

Entonces  el dueño  del  plantío  de sandias  vino a ver sus sandias,   y  cuando llego,   vio  que  los  animales  se  habían estado  comiendo  las  sandias.  AI estar  ahí,  se  le  ocurrió  una manera  de  hacer  un  muñeco  para  espantar  a los  animales  y ponerlo  en  su  plantío. Más  tarde,  el  león  regreso  y  dijo:

― ¿Qué es  eso  que  hay  aquí?  Voy  a  pegarle  -dijo el león.

El  león  se  le  acerco  y  le  dio  un  golpe  con  la  mano, pero su  mano se le quedo  pegada  en el  muñeco; le  pego con la  otra  mano,  y  ahora  sus  dos manos  estaban  pegadas. Luego  volvió  a  pegarle,  ahora  con  la  pata,  pero también  se le  quedo  bien  pegada.  Y  ahí  se  quedo,  todo  pegado  al muñeco.

El  dueño del  plantío  de sandias  llego  y  vio  al  león  ahí pegado,  y  le  dio  de golpes.  El  león  estaba  todo  golpeado  y muy  adolorido,   y  el  conejo  no  se encontraba   por  ningún lado  cerca  de  ahí;  ya  se  había  ido.

El  león  se  fue  de  ahí;  otra  vez  se  había  escapado  y estaba  a  salvo.  Al  ir caminado,   encontró  al  conejo  sentado comiendo  guanábanas  en  un  árbol de  guanábanas.   Entonces el  león  se  le  acerco  y  le  dijo:

― ¿Qué haces aquí? Tu  eres el culpable,  tu eres  el  mero culpable,  y el  dueño me dio  de golpes  a mi por culpa  tuya.

―Oh, tío,  no  te  preocupes  por  eso.  Aquí  hay  muchas guanábanas,  por si quieres  comer ―le dijo el  conejo  al león

―Sí, yo  quiero  unas  -dijo el  león.

Entonces  el  conejo  arranco  una  guanábana  verde  y  la envolvió  en  una  hoja del  árbol.  El  león  abrió  la  boca,  y el conejo  le  aventó  la guanábana  en  la boca.  Pero  se  le  ator6 en  la garganta,  y el  león  cayó  al  suelo.  Por  poco se muere ahí  en  el  suelo,   mientras  el  conejo  se  volvió  a  ir.

El  conejo  se  fue  y  llego  a  un  lugar  donde  había  una roca  muy  grande.  El conejo  estaba  ahí  junto  a  la  roca,   y dijo  que  la estaba  deteniendo.  Entonces   llego  y  dijo:

―Ah!, ahí estas,  conejo.  Ahora  si te voy a comer.  Tu eres  el  que  me acaba de  echar  la  guanábana  en  la boca,  y por  poco  me  muero  -dijo el  león.

―Oh, tío,  yo  he  estado  aquí  deteniendo  el  mundo ―dijo el  conejo  al  león.

Y  el  león  de  veras  le  creyó. Oh, ¿es el  pie  del  mundo  ese  que estas deteniendo?

―dijo el  león.

―Sí, y  si  tu  quieres,   puedes  venir  a  sentarte  aquí  y ayudarme  un  poco. Siéntate  y  detén  un  rato  el  pie  del mundo  mientras  yo  voy  a  buscar  algo para  comer.  Tengo mucha  hambre ―dijo el  conejo,   y  se  fue.

El  león  se  sentó  ahí  y  detuvo  la  roca  con  todas  sus fuerzas.  Pasaron muchas  horas  y  el  conejo  no  volvía; entonces  el  león  empezó  a  pensar:

― ¿Que pasa  aquí?   ¿Me  moriré  si  trato  de  correr   y escapar   de  aquí?   Voy  a  tratar   de  echarme  un  brinco  largo hasta allá  -dijo el  león.

Entonces   trato  de  separar   un  poco  la espalda   de  la roca, y se  dio  cuenta que  la roca  no  se  movía,  sino  que  se  quedo en  su  lugar.  Así  que  empezó a  pensar  en  brincar  hasta  allá. Pego   un  brinco   largo,   y  se  dio  cuenta  que  la  roca  no  se movía  para  nada.   Y  al  alejarse  de  ahí,  empezó  a  decir otra vez:

―Ahora si  ese  conejo  va a  ver  quién  soy,  porque  ahora si  me  lo  voy  a comer.  EI  ya  me  ha  molestado   mucho. ¡Vámonos!;   voy  a  buscarlo   -dijo el león,   y  se  fue.Entonces   encontró  otra   vez  al  conejo;   ahí  estaba escondido  entre  el zacate.

―Ahora si  te  voy  a  comer, conejo. Estuve   deteniendo esa  roca  por mucho tiempo, y ya  no  pude aguantar ―le dijo el  león  al  conejo,  escondido ahí  entre  el  zacate.

―Pero, tío,   yo  estoy   aquí  escondido  porque   vienen muchos   soldados ―y me  van  a  matar  si  nos  ven,   por  eso estoy   escondido  ―dijo el  conejo   al león.

― ¿De veras   me  estás   diciendo  la  verdad?   ―le dijo  el león  al  conejo.

  ―Sí, es la  verdad   la  que  te  estoy   diciendo.  Siéntate aquí  conmigo. Siéntate,  porque   tú  eres   muy  grande   y  te pueden   ver  fácilmente. Como   yo  soy  chiquito,  voy  a  ir  mas adelante.  Soy  tan  chiquito   que  no  me  van  a  ver  si  camino mas  allá.  Tú  quédate   aquí  porque  eres  muy  grande  ―le dijo el  conejo   al  león.

El  león  le  volvió  a creer  y se  sentó.   Y el  conejo  fue  y prendió   fuego   al zacate;   todo  alrededor  de  donde   estaba   el león prendió fuego. Empezó a tronar  y a chisporrotear  a su alrededor,  y el  tronido  espanto  al  león;  todo estaba  crujiendo a  su alrededor.  Cuando  vio que  era  fuego,  se  echo  a correr para  tratar  de escapar,   y  pego  un gran  salto  para  que  no  se quemara  el  pelo.  Ahora  si  el  conejo  iba  a  ver  quién  era  el.

―Ahora si  me lo  voy  a comer  ―dijo el  león―. El  va a  saber  que  me  lo  voy a  comer  -se dijo  a  sí  mismo  el león,  y  se  arranco.

Pero  como  no  podía  encontrar  al  conejo,   dejo  de buscarlo.  El  conejo  se escapo  porque  había  sido  muy  astuto en  todo lo que había  hecho.  Así  fue  como el león  se quedo muy  triste.  No  había  podido  encontrar  la  manera  de agarrar al  conejo,   y  ya  había  sufrido  mucho.

Así  es  como  va  el  cuento  del  león  y  el  conejo.

Ndicaha.jpg